¿Cuáles son las diferencias entre una universidad online y una tradicional?

Università Niccolò Cusano > blog

¿Cuáles son las diferencias entre una universidad online y una tradicional?

Todo el mundo conoce cómo funciona una universidad tradicional, pero ¿qué es una universidad virtual?

Antes de elegir qué estudiar es imprescindible saber que es la universidad virtual para poder tomar la decisión correcta: este tipo de universidades existen desde hace varios años en todo el mundo, no son una novedad, aunque con Internet se ha difundido mucho su existencia y se ha vuelto más accesible su uso. Elegir entre una universidad tradicional y una online dependerá de nuestras necesidades y prioridades personales.

A continuación explicamos las principales ventajas y desventajas de estudiar en línea y hacerlo de forma tradicional:

1.     Fechas de examen: a diferencia de las universidades tradicionales, las universidades online ofrecen más sesiones de exámenes, algunas incluso cada dos meses. Ésto resulta realmente útil para quien trabaja, ya que es posible prepararse y organizarse mejor. Los exámenes se realizan en las sedes de la universidad o en filiales de la misma, dependiendo de cada universidad.

2.     Las lecciones: las clases en la universidad tradicional consisten normalmente en un profesor que explica un tema y unos alumnos que escuchan atentamente. En la universidad virtual se apoyan en material audiovisual, obteniendo el mismo efecto. La diferencia consiste en que las lecciones y los vídeos están siempre accesibles, pudiendo recibir la clase cuando se desee. Además, en ambos casos se pueden consultar las dudas con un tutor o directamente con el profesor.

3.     El programa: mientras que en la universidad tradicional nunca se sabe lo que puede entrar en el examen, en la universidad virtual el programa es claro, no existen argumentos ocultos. Simplemente se realiza el examen sin favoritismos para quien ha asistido a clase.

4.     La sede: en este punto, la diferencia entre la universidad tradicional y la virtual está clara. Mientras que la universidad tradicional se desarrolla normalmente dentro de una sede concreta a la que hay que asistir diariamente, en la universidad online se puede seguir desde cualquier lugar del mundo. Solamente los exámenes se desarrollan en sedes físicas preestablecidas, lo que puede ser una gran ventaja para aquellos alumnos que trabajen al mismo tiempo.

5.     Valor del título: un título universitario obtenido en una universidad online tiene exactamente el mismo valor que un título obtenido en una universidad tradicional. Esto se debe a que los programas y la carga lectiva son exactamente los mismos en ambos casos.

6.     Cursos universitarios: aunque hace unos años los cursos que ofrecían las universidades virtuales estaban muy limitados, en la actualidad son cada vez más numerosos gracias a todo lo que ofrecen las nuevas tecnologías.

5 Motivos para inscribirse en una carrera a distancia

Seguramente nadie habría imaginado que, a día de hoy, las universidades online tuvieran tanta importancia en el mundo de la formación reglada. Sin embargo, los hechos hablan solos: las universidades virtuales han conseguido llamar la atención de los estudiantes, e incluso han conseguido alcanzar un importante número de inscritos.

Además, hay que reflexionar sobre este hecho, sobre todo si lo comparamos con la tendencia negativa que hace tiempo que sufren las universidades tradicionales, cuyas inscripciones no paran de bajar.

Por otro lado, las universidades virtuales garantizan un recorrido de estudios a la vanguardia en las profesiones más interesantes e innovadoras. Pero, ¿cuáles son los motivos para elegir una universidad online? ¿Cómo estudiar una carrera a distancia? A continuación resolvemos tus dudas:

1.     Un curso muy elástico:

Sin duda ésta es la característica reina de este tipo de universidades. De hecho, las inscripciones están abiertas durante todo el año y no se encuentran sometidas a los rígidos procedimientos de las universidades tradicionales que, con frecuencia, acarrean tantos problemas a los estudiantes.
2.     Se puede estudiar a cualquier hora:

Las posibilidades de poder acceder a una plataforma online, permite estudiar a cualquier hora del día o de la noche, siguiendo los vídeos de las clases en el ordenador y estudiando a partir del material didáctico puesto a disposición en la plataforma. Una ventaja importante para quien tiene otras responsabilidades o un trabajo.
3.     Sin cambiar de ciudad:

Inscribiéndote en una universidad online evitas mudarte a otra ciudad para asistir a las clases presenciales. Por tanto, evitarás todos los gastos que ésto conlleva, desde el alquiler al transporte a la sede universitaria.
4.     Estudiar y trabajar:

Las universidades virtuales permiten conseguir una carrera universitaria incluso a quien ya posee un trabajo, ya sea para aumentar el currículo como para acceder a un cargo profesional más importante y mejor remunerado, tanto en la propia empresa como en cualquier otra empresa del sector. Gracias a la flexibilidad de horarios y a la posibilidad de asistir a las clases cuando se desee, es posible compaginar estudio y trabajo.
5.     Una carrera para las madres:

Además, elegir una universidad a distancia es ideal para aquellas madres que desean acceder a una carrera universitaria pero sin descuidar las exigencias de los hijos. En este caso, no hay nada mejor que las universidades online, de este modo se puede compaginar el estudio con el tiempo y la atención dedicada a los hijos.

Como puedes ver, las universidades virtuales se han convertido en una válida opción para estudiar una carrera, sobre todo en estos tiempos tan complicados que vivimos.

3 Cosas que debes comprobar antes de inscribirte en un Máster

Obtener un máster nos permite acceder a un doctorado, siempre y cuando se trate de un titulo oficial pero, ¿cómo saber si un máster es oficial? Simplemente accediendo al buscador de títulos ANECA, donde podrás ver todos los títulos de grado, máster y doctorados que ofrecen las universidades españolas. Además, antes de inscribirte a un máster debes comprobar los siguientes puntos:

 

  1. ¿Qué ofrece?

Identifica las competencias que te ofrece cada máster, el mercado está lleno de cursos genéricos, pero un máster como tal no debe nunca duplicar cursos y conocimientos que ya has realizado y adquirido durante tu carrera universitaria.

Un máster debe ofrecer una especialización específica para los diferentes sectores. El tipo de trabajo que podrás realizar al finalizar el máster debe estar indicado en el proyecto del curso, ya que se trata de un puente entre la universidad y el undo del trabajo.

Además, un buen curso debe ser impartido por una correcta proporción de profesores universitarios y profesionales del sector y, por tanto, comprenderá lecciones clásicas y, sobre todo, prácticas, laboratorios, proyectos, estudios de caso, etc.

 

  1. ¿Cómo está relacionado con el mundo del trabajo?

Aunque un máster no es una oficina de empleo, debe necesariamente ofrecer unas prácticas al estudiante, ya que debe garantizar una experiencia en el mundo del trabajo que permita tener un contacto real con empresas y profesionales. Luego, la continuidad de la colaboración dependerá de la empresa y de tu capacidad de saber jugar las cartas.

 

  1. ¿Es claro y transparente?

Antes de inscribirte en un máster debes estar seguro de que toda la información es clara y precisa. El curso debe poseer una página web completa, agradable de navegar, con indicaciones exhaustivas sobre el programa, docentes, plazos, contactos, etc. Esta web es la mejor forma de tener una primera impresión sobre la seriedad del curso y de quien lo gestiona.

La mayor parte del trabajo se realizará en el aula, pero un buen máster debe disponer y saber utilizar otros instrumentos para difundir los conocimientos del curso: las redes sociales como YouTube o SlideShare son útiles para hacerte una idea general del máster .

 

Por ultimo, un consejo: intenta interaccionar directamente con ex-estudiantes y con los responsables del máster y no te fíes de las personas que garantizan trabajo y éxito inmediato. El mercado laboral a día de hoy es complejo y por tanto, ningún máster puede garantizar un puesto de trabajo fijo y seguro.

Si decides invertir tanto dinero en tu formación debes estar seguro de que obtendrás capacidades y conocimientos que anteriormente no tenias, este es el verdadero sentido de la inversión que estas por realizar.

Cómo manejarse en el difícil mundo de los créditos universitarios

Para conseguir un título universitario es necesario obtener un cierto número de los llamados Créditos Formativos o CFU pero, ¿qué son los créditos en la universidad y cómo conseguirlos?Este post es útil para las futuras o nuevas matrículas y te ayudará a entender mejor el mecanismo de los créditos formativos y a orientarte mejor entre exámenes, cursos y nuevas experiencias formativas.

Los Créditos Formativos universitarios (llamados también CFU) son créditos que cuantifican el  volumen de trabajo total que debe realizar el estudiante universitario para conseguir una titulación, incluyendo: el total de horas de clases tanto teóricas como prácticas y el esfuerzo dedicado al estudio en casa para preparar los exámenes.

Por lo general, 1 CFU equivale a 25 horas de trabajo, por tanto, si una materia tiene un valor de 6 créditos implica que el estudiante deberá empeñar 150 horas para estudiar o seguir las lecciones y/o otra actividad para obtener las competencias necesarias para superar el curso.

Para obtener una carrera universitaria se deberán completar entre 180 y 240 créditos (es decir, 3 o 4 cursos lectivos de 60 CFU cada uno). Por tanto, resulta evidente que no es importante el número de exámenes sino el total de los Créditos Formativos obtenidos. Las pruebas que permiten superar un curso pueden variar desde una entrevista, un elaborado trabajo escrito, una experiencia en laboratorio o una puesta en práctica de los conocimientos en unas prácticas empresariales.

Es decir, además de ser importantes para conseguir una carrera, los CFU son muy útiles para poder participar en actividades formativas puestas a disposición por la propia universidad, para conseguir unas prácticas y experiencias laborales a nivel regional o nacional, pero también para obtener un puesto en proyectos como “Erasmus Placement“, que permiten a los estudiantes más merecedores vivir una experiencia de estudio en universidades extranjeras “hermanadas”. Se trata de una serie de actividades muy importantes  que permiten enriquecer no solo el propio curriculum sino también el propio bagaje cultural.

Cómo conseguir CFU

Como hemos señalado anteriormente, los créditos formativos universitarios pueden conseguirse realizando exámenes, que pueden tener un valor muy bajo (3 CFU) hasta aquellos más complicados de 12 CFU. Pero realizar exámenes no es la única que el estudiante universitario tiene para conseguir créditos: las facultades universitarias ponen a disposición algunas actividades extra como laboratorios, prácticas, ejercicios, convenios o trabajos de media jornada que se desempeñan en la propia facultad (como por ejemplo en la biblioteca o en secretaría), y que permiten al estudiante obtener otros créditos.

¿Ha llegado el momento de elegir la facultad universitaria? Nuestra selección de las mejores

Al terminar Bachillerato, llega el momento de pensar qué carrera estudiar. Elegir la facultad adecuada para ti es una decisión que necesariamente debes tomar con calma y conociendo siempre todas las posibilidades a tu alcance. Es importante estudiar algo que nos apasione, pero también debemos pensar en nuestro futuro. Para ayudarte a elegir mejor, hemos hecho una selección de las mejores carreras para estudiar:

  • Las mejores facultades para encontrar trabajo:

Las carreras que ofrecen una mayor tasa de empleabilidad por lo general, son dos: por un lado, las carreras vinculadas a profesiones sanitarias y, por otro lado, las ingenierías.

Las ingenierías son bastante exigentes, tanto por la duración del curso, como por la selección que se realiza en su interior, aunque al mismo tiempo gozan de óptimas prospectivas de futuro. Las carreras de segundo grado y las especializaciones de este tipo de estudios son muy variadas y llevan a obtener resultados excelentes. Ésto vale tanto para los cursos donde haya pocos inscritos y sean extremadamente específicos, como para los más genéricos y tradicionales.

Con respecto a las carreras sanitarias, ofrecen muy buenos resultados incluso después del primer ciclo. Aun así, los mejores resultados se obtienen cuando se decide continuar con los estudios y completar el segundo ciclo.

A continuación, nuestra selección de las carreras que ofrecen mayores probabilidades de encontrar trabajo:

1.     Ing. Electrónica: 98,0% de tasa de empleo.
2.     Lic. Medicina: 97,7% de tasa de empleo.
3.     Ing. en Automática y Electrónica Industrial: 96,2% de tasa de empleo.
4.     Ing. Aeronáutico: 96,0% de tasa de empleo.
5.     Ing. Naval y Oceánico: 94,6% de tasa de empleo.

  • Las  facultades que te permitirán ganar más

En los últimos años, tanto Economía como Ingeniería se confirman como las carreras más remunerativas tanto a corto como a largo plazo, pero siempre encabezadas por los Profesionales Médicos.

6.   Lic. Medicina: Los médicos siguen siendo los profesionales mejor pagados, dependiendo de la especialidad elegida, los sueldos suelen variar entre los 50.000 – 100.000 Euros brutos anuales.
7.     Ingeniero en Telecomunicaciones: Es una de las carrera del futuro, los “telecos” cobran una media de 75.000 Euros brutos al año.
8.     Ingeniero en Medio Ambiente: Es una profesión en auge que viene pagada hasta los 70.000 Euros al año.
9.     Lic. Farmacia: Los sueldos suelen rondar los 60.000 Euros en España, aunque en el extranjero los sueldos son bastante mayores.
10.   Técnico Financiero: Como era de esperar, las profesiones relacionadas con la economía son de las mejores pagadas. Por lo general, un técnico financiero cobra alrededor de los 55.000 Euros al año.

¿Cuál es la facultad más adecuada para ti? 5 tips para descubrirlo

 Una vez finalizado el Bachillerato, llega el momento de decidir que carrera estudiar. A menudo, esta elección se realiza con prisas, para satisfacer las expectativas de nuestros padres o siguiendo los consejos de nuestros amigos, inscribiéndonos finalmente en una facultad poco adecuada para nosotros, perdiendo así tiempo y dinero. La única forma de evitarlo es tomarte el tiempo necesario para reflexionar y comprender realmente cuál es el camino correcto que debes tomar.

¿Como saber que estudiar? En primer lugar, debes plantearte cuáles son tus intereses, tus predisposiciones y tus aspiraciones, buscando al mismo tiempo una carrera universitaria en consonancia con tu perfil. Si aun tienes las ideas confusas, puedes buscar en Internet algún test para saber que carrera estudiar, que permita focalizar mejor tus inclinaciones y orientarte en tu decisión final.

¿Qué servicios y oportunidades ofrecen? Si el examen para saber que estudiar no ha resuelto tus dudas y aún te preguntas como saber que carrera estudiar, utiliza el servicio de orientación que ofrecen las facultades, son una buena herramienta que te ayudarán a decidirte.

En la web de cada facultad puedes encontrar los horarios y modalidades de orientación que ofrecen, pudiendo incluir jornadas de puertas abiertas o visitas guiadas, un modo perfecto para ver el centro desde dentro y conocer todos los servicios a disposición de los estudiantes.
Después, haz una lista de los pros y los contras de cada una de ellas para tener una visión general de todas las posibilidades y elegir de forma consciente, reduciendo al mínimo el riesgo de arrepentirte.¿Qué vida extracurricular ofrecen? No todo va a ser estudiar, así que ten en cuenta también la vida cultural, social o deportiva que ofrece cada facultad. Puede ser un plus muy importante que te anime a seguir estudiando y te haga sentir integrado en la vida universitaria.

¿Dónde y cómo vivir? La elección del lugar es fundamental cuando te preguntas: ¿que carrera puedo estudiar? Pero tranquilo, gracias a las universidades que actualmente ofrecen cursos universitarios online, puedes inscribirte en cualquier facultad vivas donde vivas. Podrás seguir las lecciones desde casa, reduciendo considerablemente los gastos de transporte y de vivir en otra ciudad. Además, ten en cuenta que lo más importante es tu capacidad de estudio y tu perseverancia.
Por otro lado, si la facultad lo permite, puedes inscribirte a algún programa de intercambio para vivir esa experiencia de internacionalización y abrir tus miras.

¿Cómo costearse los estudios? Estudiar en la Universidad es bastante costoso, aun existiendo becas de estudio, las tasas universitarias son importantes. Además, debes sumar el coste de los libros de texto, material, gastos de transporte, etc. Por desgracia, este es un punto que deberás tener en cuenta antes de inscribirte en cualquier facultad, aunque puedes plantearte buscar un trabajo part-time que te ayude a soportar los gastos.

Formación online

Las mejores técnicas para estudiar y preparar un examen

Antes de enfrentarnos al estudio de cualquier tipo de materia, es necesario decidir qué técnicas para estudiar vamos a utilizar para memorizar y comprender la información de forma eficiente. A menudo este paso no recibe la atención necesaria, afectando directamente al resultado del examen. Presta atención a estos 4 consejos que te ayudarán a saber como estudiar para un examen:

1) Define un plan de estudio detallado.
Para ello debes tener claro cuántos días tienes disponibles antes del examen, reunir todo el material necesario para prepararlo, saber cuántas páginas tienes que estudiarte en total, si se trata de un examen oral o escrito y si existe una parte práctica que debes preparar.

Una vez resueltos estos puntos, podrás definir tu plan de estudio siguiendo estos consejos:

▪  Empeña el 80% del tiempo disponible en estudiar el material, preparando mapas conceptuales que te ayudarán en la fase de repaso.
▪  El 20% de tiempo restante debes reservarlo para repasar antes del examen
▪  Establece objetivos de estudio diarios que sean factibles, es decir, divide la cantidad de material entre los días que dispones, teniendo en cuenta la dificultad de cada lección y dejando tiempo suficiente para preparar los ejercicios prácticos.En resumen, preparar un plan de estudio es simplemente ordenar el material y el tiempo disponible, lo que te ayudará a estar menos preocupado y afrontar mejor el estudio.2) Vigila tus progresos.
Un plan de estudio no sirve para nada si no controlas tus progresos, saber en qué punto te encuentras te ayudará a mantener elevados niveles de motivación. No importa la técnica que elijas para esto, algunos ejemplos:▪  Pon una “x” en el calendario por cada día que has conseguido alcanzar el número de páginas que te habías propuesto estudiar.
▪  Haz dos pilas de folios en el escritorio: una para el material ya estudiado y otra para lo que te queda por estudiar.
▪  Crea una tabla en excell para señalar los temas que ya has estudiado y los que no.3) Prémiate en cada etapa.
El objetivo de las estrategias para estudiar es establecer una rutina que nos permita alcanzar nuestra meta permaneciendo motivados, el premio es un elemento fundamental para mantener esta motivación durante todo el proceso.

En tu plan de estudio establece de antemano cómo vas a premiarte al finalizar cada etapa, piensa en pequeños placeres cotidianos como: un capítulo de tu serie preferida, un café con los amigos o un paseo en bicicleta. Es importante que seas honesto y te premies solo si has alcanzado tu objetivo.

4) Comparte tu objetivo.
Una de las técnicas más eficaces para conseguir tener un 100% de determinación, es hacer público nuestro objetivo. La vergüenza que sentimos al no alcanzar un objetivo que hemos compartido con nuestros amigos o familiares es un potente motivador que sin duda debes aprovechar.